CCOO Irakaskuntza, a través de una demanda judicial, consigue que Kristau Eskola y AICE cumplan el artículo 62 de nuestro convenio que obliga a la homologación salarial del PAS con Pública

     

    Las patronales evitan sistemáticamente la aplicación de este artículo cada vez que se produce una subida salarial. El sindicato ELA, a su vez, contribuye con su bloqueo en la CIM, a que no se firmen las tablas salariales cuando corresponde. Sólo la acción legal de CCOO y otros sindicatos obliga a su cumplimiento anualmente.

    31/05/2019.

     

    En 2009 la situación salarial de los y las profesionales del PAS y las Especialistas de Apoyo Educativo era de una precariedad latente, sobre todo considerando la amplia diferencia salarial que existía entre ellos y ellas y las categorías homónimas en la red pública. Para superar esa situación, a se consiguió a través de la negociación colectiva, que el convenio incluyera en su articulado que las patronales firmantes asumían el compromiso de equiparar esos salarios con la pública en un 95%, en un período máximo de tres años. Lamentablemente nunca cumplieron ese compromiso y hubo que interponer un conflicto colectivo en 2013 por incumplimiento, en el que los jueces dieron la razón a los sindicatos. Las patronales debieron asumir esa homologación, y abonar todos los atrasos que su incumplimiento había generado.

     

    Una vez homologados los salarios, una negociación colectiva normalizada habría conllevado, con total seguridad, la eliminación de dicho artículo, pues su objetivo ya estaba conseguido, y la negociación de tablas salariales habría tomado el relevo en la garantía de un mantenimiento de unos salarios dignos para esos colectivos. Lo mismo ocurrirá con el primer párrafo de ese mismo, que establece el compromiso para lograr la homologación salarial entre ESO1 y ESO2 y que ha perdido todo su sentido una vez conseguida.

     

    Pero, como todos sabéis, la negociación colectiva normalizada en nuestro sector ha dejado de existir, y desde 2009 estamos sin renovar ni convenio ni tablas salariales. En esta tesitura de no negociación, el cumplimiento de dicho artículo se ha convertido en el único garante de que los salarios de esos colectivos se vaya actualizando, siquiera mínimamente, junto con el incremento de la carestía de la vida.

     

    La actitud incumplidora de las patronales por un lado, y una equivocada posición del sindicato mayoritario en el sector, han impedido que en el años 2017, 2018 y ahora en el 2019 se firmen en la Comisión Interpretativa Mixta las tablas salariales correspondientes a cada uno de esos años, dificultando que estos y estas profesionales puedan cobrar sus salarios actualizados, y obligando a CCOO Iraskuntza y a LAB a interponer anualmente una demanda en los juzgados, demanda a la que se han venido sumando Steilas y UGT, y que siempre termina con un acuerdo prejudicial que asume el cumplimiento del artículo, cosa lógica, porque a las patronales no les cabe otra.

    El sindicato ELA en una nota en redes sociales, intentando justificar su bloqueo a un artículo del convenio firmado por ella misma, esgrime el argumento de que, con el obligado cumplimiento del artículo, lo que estamos consiguiendo el resto de sindicatos es poner en bandeja que las patronales consigan su objetivo de ligar salarios a financiación, obviando el hecho de que, en esta situación de ausencia total de negociación colectiva, de no obligar a ese cumplimiento, el PAS y las EAE’s estarían sin homologar sus salarios desde el año 2016.

    CCOO Irakaskuntza, hasta la redacción de un nuevo convenio que supere la absoluta descontextualización de un texto que tiene más de diez años, seguirá velando por su cumplimiento íntegro, porque no hacerlo supondría dar un paso atrás en las condiciones laborales que la negociación colectiva fue capaz de pelear hace más de diez años, y toda pérdida de esos mínimos logrados hace más de una década está suele tener carácter irreversible, como se ampliamente ha quedado demostrado con la crisis económica.

    Este sector

    necesita un nuevo convenio, cuyo contenido ha de incluir unas tablas salariales pactadas para todas las categorías, que mejoren cada año sus retribuciones al ritmo del incremento de la carestía de la vida. Nada ni nadie debe desviarnos de ese objetivo. Cuanto mayor sea nuestro empeño en obligar a las patronales a cumplir lo escrito y pactado, más necesidad tendrán de contar con un nuevo texto. Y si no echemos un vistazo a los artículos que hablan de la jubilación parcial, o el rebaje de horas lectivas con 58 años.

    KRISTAU ESKOLA, NEGOZIATU. HITZARMEN BERRIA BEHAR DUGU!

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.