Denunciamos que la decisión del Departamento de Educación de dejar el retorno a las clases presenciales a cargo de cada centro sería aún más irresponsable

  • Pedimos al Departamento vasco de Educación que asuma sus responsabilidades para posibilitar las condiciones que garanticen la salud y que negocie con los agentes las medidas del retorno

12/05/2020.
Reunión sindicatos y Administración/ Sindikatuen eta administrazioaren arteko bilera

Reunión sindicatos y Administración/ Sindikatuen eta administrazioaren arteko bilera

El plan presentado el pasado jueves por la Consejera de Educación a los diferentes agentes educativos ha sido un plan no negociado y elaborado a espaldas de los agentes educativos. Nos encontramos, por tanto, ante una decisión unilateral adoptada por el Departamento de Educación sin la participación de quienes deberán aplicar, llevar a cabo, cumplir y ejecutar los criterios y medidas que debieran recogerse en dicho plan.

Una vez conocido el plan, en la reunión que hemos celebrado hoy siguiendo la convocatoria de los sindicatos, los agentes educativos hemos llegado a una conclusión común, que hoy por hoy no hay condiciones para poner en marcha el retorno a partir del próximo 18 de mayo garantizando la salud de trabajadores y alumnos. Es más, tanto la opinión de las familias como la de los alumnos, al igual que la de los representantes de los trabajadores, no se ha tenido en cuenta en ningún momento y se ha puesto sobre ellos la responsabilidad de la salud.

El plan se limita a recoger criterios de seguridad excesivamente generales que se quedan cortos. El Departamento de Educación ha adoptado medidas para dar cumplimiento a estos criterios generales sin trabajar con los centros, ni prever los recursos para su puesta en marcha, estableciendo un nivel de responsabilidad desproporcionada en las direcciones de los centros. El plan de retorno se caracteriza por la improvisación, la precipitación y la indeterminación.

En esta situación sería una absoluta irresponsabilidad poner en marcha el retorno planteado para el 18 de mayo, ya que se pondría en grave riesgo la salud de las y los trabajadores y estudiantes y, por tanto, la del conjunto de la sociedad.

El plan ha recibido el rechazo y la crítica de toda la Comunidad Educativa desde que se dio a conocer. Como hemos sabido a través de los medios de comunicación, y debido a la presión ejercida, parece que el Departamento de Educación puede haber modificado su decisión. El Departamento de Educación plantearía delegar en cada centro la decisión de volver o no a las clases presenciales en Bachillerato, Formación Profesional y 4º de la ESO, así como decidir en qué fecha y en qué condiciones.

Esta decisión es considerada por los agentes sindicales como una mayor irresponsabilidad. Por un lado, porque mientras sigue sin garantizar la salud, el Departamento de Educación pone toda la responsabilidad sobre los centros escolares, las familias y los alumnos, faltando gravemente a su responsabilidad. Corresponde al Departamento de Educación recoger y prever en un plan adecuado los criterios concretos, protocolos, medidas para garantizar la salud y los recursos para llevarlas a cabo, de forma que cada centro pueda llevarlos a cabo en el marco de su autonomía. Por otro lado, porque dejando la decisión en manos de cada centro, hay un claro riesgo de que se produzcan o aumenten las brechas entre el alumnado de los diferentes centros, ya que unos recibirían estudios presenciales y otros no. Lo que ya ha afectado a los procesos educativos entre el alumnado.

Los sindicatos firmantes de este escrito solicitamos al Departamento de Educación que asuma sus responsabilidades, que negocie con cada agente educativo en el ámbito que corresponda las medidas de retorno y que posibilite medidas para garantizar la salud

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.